Deportes

Bolos

Mas información en nuestra web "Bolo Alaves": https://boloalaves.webnode.es/


-HISTORIA DEL BOLO ALAVES:


El juego de bolos, ha sido tradicionalmente uno de los divertimentos principales para los alaveses, y representa un elemento de fusión entre nuestro pasado y el presente.

Existen pruebas documentales que demuestran que ya se practicaba ampliamente alla por el siglo XV y XVI. Se consolido en el siglo XVII y se extendió durante los siglos XIX y XX por toda la provincia. Es uno de los pocos deportes que fue considerado como tal durante el siglo pasado. Había boleras en casi todas las aldeas, y en el caso concreto de la capital y sus alrededores eran muy concurridas las de Durana, la de la calle San Antonio, la de la calle Francia y las ubicadas en los pueblos cercanos de Betoño, Armentia y Gamarra.

Los libros de nuestras iglesias han dejado constancia del juego de bolos, consignado datos sobre el alquiler de boleras, normas para el juego y reprimendas de los párrocos por molestar el rezo de vísperas los bolaris que practicaban su juego favorito en lugares próximos a las iglesias. De todo ello dan fe los archivos del investigador Gerardo López de Gereñu Galarraga.

En estos recintos los vecinos del lugar dirimían el precio de las consumiciones, generalmente en domingos o festivos, mientras los aldeanos, muy diestros en el juego, cruzaban fuertes apuestas, sobre todo en los días de mercado, llegando algunos incluso a jugarse hasta el dinero conseguido en la venta o las reses recién adquiridas.

Hace apenas unas décadas, en cualquier localidad alavesa, ya sea en las proximidades de la iglesia, ayuntamiento, taberna o sidrería del lugar, había un juego de bolos (jobolos, carrejo, cas de los bolos, bolatoki) en mejor o peor estado.

Los pueblos recurrían a cualquier medio para conseguir su propia bolera. Era usual, solicitar permiso a las autoridades por parte de los alcaldes, para talar un numero determinado de arboles y con su madera levantar el recinto. Otras veces se pedía directamente el maderamen y el terreno, o bien se destinaban restos de propiedades locales (ayuntamiento, escuelas), para la creación del terreno de juego.

Los ayuntamientos arrendaban a particulares los juegos de bolos para su explotación y mejora. Había instalaciones que servían como complemento de un negocio, un bar, una sidrería o un merendero.

Los propietarios colaboraban con las arcas provinciales mediante la denominada contribución industrial que creaba muchos problemas a las autoridades para ser cobrada.

Cada zona de Alava ha conservado sus propias peculiaridades en cuanto al sistema de juego, tanto en lo que se refiere a la disposición del terreno de juego como alas reglas de funcionamiento.

Las distintas modalidades pueden clasificarse en función de la localización de la tabla, guía o loma sobre la que rueda la bola ose colocan los bolos. Entre las boleras con loma central hay que señalar el juego de la palma de cuatro. El primero distingue, a su vez, el sistema "ribereño", que se practicaba en tierras de Ribera Baja, Zambrana, Santa Cruz del Fierro, Salinillas de Buradon, e incluso en Samaniego, y el estilo "berantevilles", propio de la zona de Berantevilla, Armiñon, y Estavillo.

En cuanto al juego de la palma de cuatro que por ser el mas extendido en Alava se le conoce también como "de la llanada" o mas popularmente como "bolo alaves", se jugaba inicialmente en La Llanada, tierras de Cuartango, Araya, Santa Cruz de Campezo, Cigoitia, Zuya y Villarreal.

Respecto a las boleras con loma lateral se cuentan modalidades como el juego de tres "aramaiotarra" practicado en el Valle de Aramayona, el juego de la palma a remonte barrundiatarra (Barrundia) y el "juego de la palma salinero" de Salinas de Añana.

En cuanto a las boleras con sendas guías o tablas donde se colocan los bolos o "txirlas" destacan las modalidades del "juego de nueve gobiotarra" (típico de la zona de Valdegobia), el "juego de nueve losino", que corresponde a la actual modalidad de "tres tablones", apreciandose su practica en los núcleos alaveses cercanos como Valderejo, Fresneda, etc. y el "juego de nueve ayales" que no es otro que el bola-toki que se practica en todo el País Vasco y dentro de Alava, especialmente en el Valle de Ayala.

Otra modalidad, ahora desaparecida, es la denominada "juego de manillas riojano", utilizado para la apuesta mas que para la distracción.

CONTINUARA

Biografía: "Apuntes a la historia del deporte alavés" editado por el periódico "El Correo"

"El bolo alavés" escrito por Alfredo López de Sosoaga (gracias a mi amigo Javi, de Luko).


FOTOS: Bolera de Arroyabe.


FOTOS: Final interpueblos 2003


Notas

-DEPORTISTAS DEL PUEBLO:

-Jose Mari Guereñu, que fue futbolista del Deportivo Alaves, y entrenador. También jugo en el Eibar. Sus hijos Ivan e Iker, le siguen los pasos, tambien como futbolistas.

-Iñaki, que compite en diferentes modalidades de tiro con escopeta, como tiro al plato. Hay años en los que en las fiestas se organizan tiradas de tiro al plato.

-Pablo Aguirre (hijo), que corrió en bicicleta desde los 10 años, y llegando hasta la categoria de aficionados. Compitió mano a mano con Mauleon, Diaz de Otazu, etc. Tubo también su dedicación al ciclo-cros. Ahora sigue sus pasos de muy cerca su hijo Andoni Aguirre.

Foto: Andoni Aguirre en el 2007


-Endika Aguirre. Despues de unos meses frenéticos, preparando el vehiculo, incluso montando el motor desde el primer tornillo, consigue iniciar la temporada de subidas de montaña en el campeonato de Euskadi 2018. En el año 2019 continua compitiendo, quedando en cuarto lugar de su categoria, a escasos puntos del tercer clasificado. En 2020 con diferentes retoques y cambios en el vehiculo, no se empieza la temporada por la pandemia del coronavirus.


-RUTAS DE MONTES CERCANOS: más información en nuestra sección Rutas de esta misma web

-PEÑA CICLISTA DURANA: La peña ciclista Durana, tiene mucha influencia en alguna gente del pueblo, ya que hay gente que llega a estar en la junta directiva, y algunos como yo, que corrimos varios años en cicloturismo, aparte de colaborar en organización de pruebas, tanto de carretera como de ciclo-cros. Una prueba muy conocida en la zona es el trofeo Eusebio Vélez, que es natural de Durana. También en Enero hay una prueba de ciclo-cros que ha llegado a nivel internacional.




-ARTICULO DEL PERIODICO DIARIO DE NOTICIAS DE ALAVA DEL DIA 4 DE SEPTIEMBRE DE 2009:

Guereñu contra Guereñu

iban e iker díaz de guereñu vivirán un peculiar duelo de hermanos este domingo en lemona

Su padre, José María, fue jugador del Alavés y los hijos han seguido unos pasos que ahora se cruzarán por primera vez

Foto: Iker y Iban Diaz de Gereñu

El alavesista Iker Guereñu se verá las caras por primera vez sobre el césped con su hermano Iban, jugador del Lemona.Foto: marcos ruiz

vitoria. El del domingo será algo más que un partido para dos futbolistas cansados de verse las caras fuera de los terrenos de juego pero que están ante la primera oportunidad de enfrentarse sobre el césped. Iban e Iker Díaz de Guereñu Ruiz de Arbulo lo han compartido casi todo a lo largo de los últimos veintisiete años. Criados en un hogar con claras reminiscencias futbolísticas y muy ligado al Alavés, el fútbol no podía ser otra cosa que su destino. Ahora, con el mayor defendiendo los colores del Lemona y el pequeño los del Glorioso les llega la oportunidad de enfrentarse por primera vez. Un Guereñu contra Guereñu que será sólo una batalla futbolística sobre el césped de Arlonagusia. Noventa minutos de lucha fratricida que dejarán paso a la reafirmación de los lazos familiares hasta que el cuadro vizcaíno tenga que visitar Mendizorroza.

"Hemos tenido la oportunidad de jugar en el mismo equipo, pero ésta es la primera ocasión que tenemos de enfrentarnos, aunque no tenemos demasiado claro que vayamos a entrar en el once. Yo nunca me he enfrentado al Alavés y tengo esa ilusión. En los entrenamientos estoy con ese plus, pero, por lo demás, todo es igual", destaca Iban, el mayor de los dos.

Dicen que de casta le viene al galgo y no es para menos en este caso. Iban e Iker tuvieron el ejemplo en casa con un padre, José María Díaz de Guereñu, que vistió la camiseta albiazul, y también la del Lemona, cuando ellos ni siquiera habían empezado a gatear. "Se retiró joven y no le vimos a nivel profesional, pero en casa siempre ha habido un balón y empezamos a jugar en la calle, cosa que ahora ya no hacen los niños", explica Iban. Para Iker, el gusanillo llegó por partida doble porque le tocaba asistir a todos los partidos de su hermano: "He ido siempre por detrás, viendo todas las categorías y eso te sirve para aprender".

Los dos hermanos no tienen dudas y saben que uno de los dos va a quedar ligeramente denostado por la familia el próximo domingo durante los noventa minutos que dure el duelo entre el Lemona y el Alavés. En este caso, los ánimos de la familia van para el pequeño de la saga por eso de que viste de albiazul: "El corazón puede estar dividido, pero pesa más el Alavés y a la familia la tengo a favor". Por si acaso, Iban ya ha recibido alguna amenaza para que no perjudique demasiado los intereses albiazules: "Me han dicho que no meta ningún gol, pero me parece que eso va a ser fácil de cumplir porque he marcado uno en los tres últimos años".

Los dos vitorianos compartieron vestuario en Amurrio y a partir de ahí sus vidas se distanciaron de manera definitiva en el apartado futbolístico. Iban encontró acomodo en el fútbol vasco y ha convertido Lemona en su feudo después de una larga trayectoria en el Amurrio. Mientras tanto, Iker no dudó a la hora de hacer las maletas (Levante, Fuerteventura y Orihuela) y el pasado verano vio recompensado su esfuerzo con una llamada del Alavés ante la que no se lo pensó dos veces.

"Va a ser un momento especial si coincidimos en el campo, pero el resto de cosas no cambian demasiado", comienza a explicar Iban antes de que Iker saque a la luz rencillas del pasado: "Si hay que pegar se va a pegar porque en el campo no hay familia ni nada". El pequeño de la saga se presenta ante una oportunidad única de devolver, desde el cariño, alguna de las patadas que se llevó de su hermano mayor cuando eran unos querubines.

amateur y profesional Aunque militan en la misma categoría, el fútbol que conocen los hermanos Guereñu es muy distinto. Mientras que Iban trabaja por las mañanas y entrena por las tardes, Iker está dedicado plena y exclusivamente al Alavés. Son las dos velocidades de una competición en la que profesionales y amateurs comparten terrenos de juego cada semana sin que, en muchas ocasiones, lleguen a apreciarse las diferencias.

"Estamos en un grupo en el que la mayoría de los equipos son profesionales, pero el Lemona no es así. Tenemos un profesor de autoescuela, otro de educación física, un trabajador de almacén, yo trabajo en un servicio de prevención... Además del fútbol, todos tenemos nuestro quehacer. En el Alavés, la única preocupación es el fútbol", dice Iban.

El privilegiado, en este caso, es un Iker que ya sabe lo que es pasar por esa doble vida: "En su día ya viví esa situación y cuando no estás en ella es cuando te das cuenta. Aunque la gente no lo crea, ser futbolista es duro porque tienes que renunciar a muchas cosas. Yo, por ejemplo, llevo unos cuantos años lejos de mi familia y ahora noto que la situación en diferente".

El domingo, Iban será el encargado e ejercer de anfitrión en un Arlonagusia que atemoriza a muchos, aunque el vitoriano le quita mística al escenario y asegura que hay campos mucho peores: "No es tan pequeño, lo que pasa es que las vallas están muy cerca del césped y hay una pared vertical de dos metros pegada a la banda y detrás de las porterías también hay pared y tienes la sensación de estar encajado en un futbolín. La verdad es que se puede jugar más de lo que los equipos creen".

Para conseguir esa importante victoria para el Alavés, Iker ya ha encontrado un antídoto que habrá que poner en práctica sobre el terreno de juego: "Igual no podemos sacar tanto el balón jugado, pero lo verdaderamente importante es estar atentos a las segundas jugadas y, a partir de ahí, ir enlazando el juego para buscar oportunidades".

Al final, pase lo que pase, las manos volverán a entrelazarse y la fraternidad reaparecerá en el seno de la familia Díaz de Guereñu que, por fin, podrá ver a sus vástagos cara a cara tras muchos años peleando por buscar un hueco importante en el fútbol.